Extraído de “De Martinez de Hoz a Cavallo” de Norberto Galasso

“Allá por 1955, cuando Aramburu y Rojas llamaron al economista Raúl Prebisch para asesorar al gobierno, Raul Scalabrini Ortiz salió al cruce de esa designación afirmando más o menos lo siguiente: -Si uno tiene sardinas y quiere evitar que se las coman, puede tomar diversas medidas para resguardarlas. Pero lo que no puede hacer es colocar a un gato en la función de guardián. Porque el gato es mal guardián de las sardinas… y éstas tendrán seguramente un triste destino en las fauces del felino. Puede ser -agregaba Scalabrini- que alguien diga: “Pero… ¿Y si el gato es inteligente, muy rápido, si, pongamos por caso, aprendió a maullar en Harvard, si tiene las uñas perfectamente afiladas?” “-Peor todavía -contestaba Scalabrini-. Se comerá las sardinas en menor tiempo y sin dejar rastros… Porque el conocimiento técnico, la sabiduria, si usted quiere, es como un revolver sin balas. Y a nosotros lo que nos debe interesar, cuando el revólver está cargado, es saber quién lo empuña y hacia donde apunta, si para defendernos o para matarnos.”

De esta manera desnudaba Scalabrini una de las mentiras más escandalosas que se repiten diariamente por los medios de difusión. Periodistas, intelectuales y políticos del sistema colonial afirman o dan a entender que la politica es una cuestión de cultura, de capacidad técnica, de administración. Y de ahí deducen que el ministro de Economía debe ser una persona de reconocido prestigio y solvencia como técnico, con diplomas extranjeros, cursos, seminarios de postgrados, etc. o de otro modo, un alto ejecutivo de una empresa de primera línea que ha probado en los hechos su capacidad para las cuestiones económicas y, mejor aún, si se trata de alguien a quien el Fondo Monetario Internacional distingue con confianza… Es decir “gatos”, siempre “gatos”, pero no “pobres gatos”, sino gatos finos, de pelaje lujoso, no gatos atorrantes de esos que meten el hocico en las bolsas de residuos o ambulan cerca de los zanjones soñando con encontrar una lauchita regordeta, sino gatos de primera, de exposición en Palermo, con fama en el difícil mundo de las finanzas. Para Scalabrini -y para nosotros- en cambio, la política es una cuestión de intereses y gobernar implica, en primer término, decidir si se va a favorecer a las grandes multinacionales y sus socios nativos o si se intentará un programa en favor de las mayorías populares. Entonces, estando en este último camino, buscaremos el mejor técnico que esté dispuesto a servir esa política popular, y si la gente muy capacitada está metida en el gran negocio colonial, recurriremos a quienes, aunque no sean genios, aseguren consecuentemente su posición en el campo nacional, siguiendo así el consejo de “El hombre que está solo y espera”: “Es preferible tener un cañón, aunque sea rudimentario, que nos defienda y no la más sofisticada arma dirigida por radar… pero que funciona en contra nuestra”.

Desde esta perspectiva, cuando miramos la realidad del gobierno -ya sea el del “proceso militar”, el de Alfonsín o el de Menem- comprendemos que lo que está ocurriendo en el Ministerio de Economía es el desfile de una banda de “gatos” ligados a los grandes poderes económicos nativos y extranjeros, algunos ue fueron “gatos” con botas, otros que son “gatos” de guante blanco en los buffets de las transnacionales… Y se turnan… ¿Nunca le ocurrió, en la madrugada, tirarle una piedra a un gato que en la azotea vecina le maúlla a la luna… o a una gata, y que des´pués que lo espantó al rato empieza a maullar otro, más estridente todavía que el anterior? Bueno, eso es lo que nos está ocurriendo a los sectores populares en esta sufrida Argentina: desde aquel “gato” de angora a quien llamaban “Joe” durante el “proceso”, pasando por un “gato” suizo, fuimos llegando a la gatería de Bunge y Born y Alsogaray, para pasar después a los González Fraga, los Erman y los Di Tella, y rematar en los últimos tiempos en un “gato” computarizado como Cavallo. Este viene siendo -a por demasiados años- nuestro triste destino de sardinas. De allí la necesidad de proponernos seriamente concluir con esta alternancia de gatos, para lo cual resulta útil estudiarlos de cerca, analizar cómo operan, sus modos y costumbres, de manera de conocer minuciosamente su estrategia. Así será posible iniciar un camino nuevo donde las sardinas estemos a salvo de un trágico destino”

El general en Jefe del Ejército de Operaciones argentino,  para la guerra contra el Brasil, Don Justo José de Urquiza, entra en tratativas con el enemigo, para pasarse a él, y arrastrar las tropas que el país ha puesto bajo su mando y responsabilidad. Así también, todos los pertrechos y armamentos a su disposición.
Por supuesto que las negociaciones son lentas y “secretísimas”. La posición de  Urquiza, al mando del ejército más poderoso de esta parte de Sudamérica, en esos momentos, le da una carta de triunfo que sólo está dispuesto a entregar a muy alto precio. Sobre todo dinero. Mucho dinero.
Y además la flota del Brasil, que es indispensable en este caso. Con la del almirante Brown no puede contar. El Almirante no “se vende”.
La coordinación y el “manejo” de las tratativas, desde luego que está, como siempre, a cargo de los exiliados argentinos de Montevideo. Rosas, que ignora todo esto, declara formalmente la guerra al Brasil.
Urquiza se pronuncia en marzo de ese mismo año contra Rosas. Ya ha “arreglado” con el Brasil. Acto seguido, entra en el Uruguay para atacar al ejército de Oribe que sitia Montevideo y permanece leal.
En cumplimiento de lo “pactado”, las tropas del Brasil cruzan la frontera y entran también en el Uruguay. Las comanda el Marqués de Caxias.
No hay batallas. Oribe nada puede contra esas tropas. Entrega su ejército y se le permite retirarse. Otra cosa no podía hacer. Traicionado por Urquiza, el país queda desguarnecido.
Rosas ha perdido en dos meses, sus dos mejores ejércitos.
Se dirige precipitadamente a Santos Lugares, a organizar una fuerza en base a tropas reclutadas a último momento y sin ninguna experiencia, la mayoría de ellos.
Pero, dice, ‘Buenos Aires no se entregará al extranjero sin luchar’. Desoye el consejo de sus generales de internarse en el interior y esperar los refuerzos de los caudillos, que le son adictos en su totalidad.
Urquiza, con su ejército reforzado con las tropas tomadas a Oribe, con más, las tropas del ejército brasileño, emprende el camino de Buenos Aires, Cuenta con casi 40.000 hombres. Antes de movilizarse ha exigido que se le de “todo el dinero prometido”.
Se le da la mayor parte, “el resto” al entrar en Buenos Aires. Quedan en el Uruguay 12.000 hombres del Brasil. Por las dudas.
Ante la entrada de las tropas brasileñas al territorio argentino, Rosas recibe numerosas adhesiones. Entre ellas la de varios jefes unitarios, que se sienten “repugnados” por lo que está ocurriendo y vienen a ofrecer sus espadas para luchar contra el extranjero y contra los traidores.

La batalla se dio en Morón. Las fuerzas nacionales poco pudieron hacer contra un enemigo que las duplicaba en número y armamentos.
La historia escolar, la conoce como de Caseros, porque los brasileños exigieron que así se llamara, dado que a la División de ese país le tocó pelear en un sector conocido como “Palomar de Caseros”.
En la historia de Brasil, se la llama ‘la revancha de Ituzaingó’ y “fin de la guerra contra Argentina”.
En todas las ciudades de ese país, hay una calle o avenida que lleva su nombre. Es lógico!
Lo realmente increíble, es que en Buenos Aires y varias ciudades del interior, también hay calles que se llaman así.

HACE 43 AÑOS LOS ELEMENTOS LOCALES DEL IMPERIALISMO DERROCABAN Y ASESINABAN AL PRESIDENTE CHILENO SALVADOR ALLENDE GOSSENS. Así se iniciaba uno de los periodos mas sangrientos para toda América Latina.


“La revolución pasa por las grandes masas; la revolución la hacen los pueblos; la revolución la hacen, esencialmente, los trabajadores”

Salvador Allende Gossens
Presidente de Chile

No podemos mas que compartir esta grafica realizada por los compañeros de Movimiento Emancipador.

Las concesiones, originadas en los años 90, no son mas que meras patentes de corso, otorgadas por aquel Estado Neoliberal para habilitar la explotacion y el saqueo de lo que los agentinos supimos construir con alos de esfuerzo publico, para llevarse asi esas ganancias a sus respectivas casas matrices.

Es nuestro deber estar alerta, ya que la politica economica del actual gobierno apunta a profundizar ese sistema de destruccion de lo publico, de desprecio del esfuerzo colectivo, por lo que no seria extraño ver en los proximos meses el ingreso de nuevas multinacionales al sector de los Servicios Publicos, como ya viene pasando, por ejemplo, en materia de navegacion aerea, asi como en los cambios producidos en los propietarios de las distribuidoras electricas.

Nadie puede realizarse en una sociedad que no se realiza, asi como no puede realizarse una sociedad a la que sus recursos se le escapan constantemente por el mar por causa del colonialismo economico.

“…El autor pone de relive en sus estudios analíticos sobre los problemas económicos, financieros y políticos, documentados desde los orígenes mismos de la nacionalidad, el porqué de nuestra dependencia hacia factores de poder internacionales, y de la explicación -surge del contexto- de nuestras importancias de esta “tierra sin nada” que posee todo lo necesario para la evolución de una comunidad sana, laboriosa y digna de respeto. …En los trabajos que aquí se publican el lector argentino encontrará muchas de las causas de la minimización de nuestro destino y del escamoteo de nuestro presente en aras de creencias perimidas para el mundo moderno. Entre el primero y el cuarto ensayo hay mas de diez años de distancia. Y en esa década Scalabrini mantuvo siempre la atención vigilante sobre los factores que conmovían nuestra realidad y demoraban nuestra consolidación como ser nacional auténtico…”

-El yrigoyenismo estaba por ganar las elecciones provinciales

-Esas elecciones le daban la llave del Senado de la Nacion, hasta ese momento conservador..

-Uno de los primeros proyectos en agenda era la NACIONALIZACION DE LOS HIDROCARBUROS.

-Shell y la Standard Oil propician el golpe del tristemente celebre Uriburu.

-Yrigoyen fue derrocado…

Y 86 AÑOS DESPUES, EL EX PRESIDENTE DE SHELL ARGENTINA, ACCIONISTA DE LA MISMA EMPRESA, ES MINISTRO DE ENERGIA.


Ayer, 2 de Septiembre, fue el “dia de la industria”, que tal como se pudo ver, ha pasado con mas pena que gloria.

Dejamos un afiche que hicieramos en ocasion de una marcha el 17 de diciembre de 2015, a dias de asumir Macri.

Para aquellas que todavia resisten, “Feliz dia de la Industria”. La Argentina solo puede desarrollarse de manera integral de la mano de una fuerte industrializacion.

Lamentablemente, hoy vamos a contramano y es nuestro deber cambiar ese rumbo, por Argentina y por America Latina entera.