“El peronismo como oposición, la doctrina y la formación como herramienta para la militancia”

En el marco de la Cultura del Encuentro vamos a hablar de unidad pero, fundamentalmente, vamos a construir la unidad.

Los invitamos a participar de la actividad que tendrá lugar en el Centro Cultural “El Gran Lío” (Viamonte 1550, CABA) el VIERNES 15 de diciembre a las 19hs. Finalizada la misma se realizaremos la última Peña Sindical del año con música y shows en vivo, gastronomía y artistas invitados.

¡Los esperamos!

Organizan:

La Baldrich Espacio de Pensamiento Nacional

Centro Cultural “El Gran Lío” – La Peña Sindical

La Néstor Kirchner Análisis y Formación

El 20 de agosto del año 1973 la FATUN (Autentica[1]) le entregó al Rector de la UBA, Rodolfo Puiggrós, una copia del documento “FATUN Autentica y la ley universitaria”.  El texto surgió como producto de un encuentro de delegados de base en la localidad de Bahía Blanca y tuvo como finalidad analizar el desenvolvimiento del gobierno de Héctor Campora y garantizar la participación de los trabajadores nodocentes en la reconstrucción institucional.

Previamente al encuentro de Bahía Blanca, la Federación se reunió con el Ministro de Educación de La Nación Jorge Taiana, quien les adelantó la decisión del Gobierno de impulsar una nueva legislación universitaria.

En el documento “FATUN y la ley universitaria”, los trabajadores nodocentes se expidieron sobre la reforma de la educación superior que promovía el Justicialismo y que finalmente tuvo sanción con el texto 20.654/74, “Ley orgánica de las universidades nacionales”.

El texto está compuesto por 9 artículos. Entre los conceptos fundamentales, la FATUN estableció que la universidad tenía que contribuir a la Liberación Nacional y que a la clase obrera le cabía conducir el proceso en el país y en la institución educativa.

La propuesta impulsaba la participación en el cogobierno de organizaciones externas a la universidad y propuso que las empresas privadas y públicas destinen recursos para becas de estudio.

El texto propuso reforzar los vínculos universitarios con las empresas del Estado, “aportando todo el caudal técnico y científico (…) a efectos de revertir la utilización de ese material humano y científico que hasta ahora ha estado ligado a convenios internacionales opuestos al proceso de liberación nacional”.

La nota entregada al Rector de la UBA llevó la firma de Néstor Mascioto y del histórico dirigente nodocente Ernesto Ramírez.

Descargá el documento completo acá

[1] Previo a la unidad del 26 de noviembre del año 1973, la FATUN estuvo dividida entre FATUN y FATUN Autentica. Al momento de la publicación del documento, esta última se componía de las asociaciones de base de Buenos Aires, La Plata, Bahía Blanca, Nordeste, La Pampa y Comahue.

 

Aritz Recalde, noviembre de 2017

Consulado de Bolivia

Por Ollantay Itzamná / EL DIARIO DE CARLOS PAZ, ARGENTINA

El próximo domingo, 03 de diciembre, cerca de 6.5 millones de bolivianos/as acudirán a las urnas para elegir, por voto popular directo, a 52 magistrados del organismo judicial. Sí, aunque Ud. no lo crea, el pueblo elegirá por voto popular a sus principales jueces nacionales, por segunda vez. La primera vez lo hicieron en 2011.

Un total de 597 candidat@s fueron postulantes para estas elecciones. De ell@s, 96 fueron preseleccionados por la Asamblea Legislativa Plurinacional (en base a sus méritos académicos y laborales). De estos, 18 serán electos como magistrados para el Tribunal Supremo de Justicia (9 titulares, 9 suplentes); 18 para el Tribunal Constitucional Plurinacional (9 titulares, 9 suplentes); 10 para el Tribunal Agroambiental (5 titulares, 5 suplentes); y 6 para el Consejo de la Magistratura (3 titulares, 3 suplentes).

Estos jueces, al igual que el resto de las autoridades públicas por elección popular, son revocables. El tiempo de sus funciones es de 6 años, sin posibilidad de reelección.

Para el Tribunal Constitucional Plurinacional, el Art. 197 de la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia dispone: “… estará integrado por magistrados/as elegidos con criterio de plurinacionalidad, con representación del sistema ordinario y del sistema indígena originario campesino”. De esta manera, se garantiza la representación de pueblos indígenas y campesinos.

A diferencia de otros procesos electorales, en las elecciones judiciales, los candidatos no deben estar adscritos a ningún partido político (no hacen campaña electoral por sí mismos).

Es más, sólo el Órgano Electoral Plurinacional está autorizado para difundir el perfil y las propuestas de todas las y los candidatos, en igual proporción y tiempo, en los medios de información. Y lo realiza en los cuatro idiomas más hablados del país.

No existe país en el mundo, mucho menos los países con democracias “avanzadas”, donde los magistrados o jueces principales sean electos por voto popular. En 5 de los 50 estados de los EEUU de Norteamérica también se eligen jueces, pero no es de alcance nacional.

¿Por qué Bolivia optó por la elección de jueces por voto popular?

El nefasto sistema neoliberal convirtió a Bolivia en una marca mundial en la corrupción pública, en tiempos muy recientes. A principio del presente siglo, el país se coronaba como campeona y/o sub campeona en corrupción pública internacional. Pero, ningún funcionario público era investigado y/o condenado por esos u otros delitos públicamente evidenciados.

Diputados y senadores de los partidos políticos, entre patadas y puñetazos, se distribuían los cupos de los tribunales de justicia para elegir a sus allegados, quienes a su vez, por este favor, jamás les investigaban/juzgaban como acto lealtad política a sus padrinos políticos corruptos.

Fue en ese contexto de corrupción pública generalizada del sistema judicial nacional, y la impunidad cínica de los políticos, que se optó por las elecciones de magistrados por voto popular. Y así se dispuso en la Constitución Política del Estado Plurinacional (2009).

La finalidad fue democratizar el sistema judicial mediante elección popular de los magistrados, y así atenuar los males del sistema judicial como: la retardación de la justicia, la desigualdad en el acceso a la justicia, el cuoteo político del organismo judicial, entre otros.

¿Por qué la teoría política de la democracia occidental no permite la elección de jueces por voto popular?

La moderna teoría política del Estado democrático plantea como uno de sus principales bases la división e independencia de los clásicos tres órganos de poder de todo Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial). Los integrantes del Legislativo y del Ejecutivo deben ser electos por voto popular.

Los integrantes del sistema Judicial, según esta teoría política occidental, deben ser nombrados por los “representantes políticos de turno”, NO pueden ser electos por voto popular. Esto, para prevenir a los pueblos de la “tiranía judicial de las mayorías políticas circunstanciales”.

Bajo este argumento arcaico, y contrastante con la realidad, abogados como Zaffaroni o políticos como Macri repelieron en la Argentina reciente la democratización del sistema judicial de dicho país.

Después de más de 200 años de la vigencia de esta premisa democrática, se constata que los sistemas judiciales son evidentes botines políticos que sirven para enriquecer/proteger con la impunidad a los políticos-empresarios-militares corruptos, y en no pocos casos para criminalizar a defensores de derechos.  Los estados neoliberales llevaron esta perversión a su máxima expresión.

En otros términos: la justicia es imparcial (buena) en la medida que los jueces sean electos por los ricos, pero es mala y populista si los juzgadores son electos por voto popular. Y, lo más aberrante, aún hay humanidad que asume esta falacia como verdad.

¿Qué resultados dejó en Bolivia la elección de jueces en 2011?

La primera elección, por voto popular, de magistrados, como proceso, hizo que las y los bolivianos se interesen y debatan la elección de sus magistrados. Antes, el nombramiento de magistrados era tan desconocido/misterioso/corrupto como los contratos “reservados” de privatización en la época neoliberal. Ahora, es la ciudadanía (rural y urbana) quien decide quiénes serán sus magistrados, aunque luego de un filtro previo de candidatos en el Legislativo.

El sistema judicial boliviano, hace una década atrás, había tomado la misma o peor velocidad de caída libre de sus pares de Honduras o Guatemala. En la actualidad, en estos países, la gente no sólo desconfía de los jueces impuestos por los ricos, sino que los repudian, y “dirimen” los conflictos jurídicos con pistola y machete (promedio de 20 asesinatos por día).

Y, del total de estos asesinatos a mano armada, sólo un promedio del 5% es llevado al sistema judicial. Sin el cambio judicial impulsado en Bolivia, el país sería una marca mundial en criminalidad.

Los males capitales del sistema judicial boliviano (corrupción, retardación, discriminación…) aún persisten. En el país sólo existe un total de 1,008 jueces para resolver un total de más de 800 mil causas en trámite. De esos mil juzgadores, apenas se elige, por voto popular, a 52. Pero, nadie puede dudar del inicio de la democratización del sistema judicial.

Hace falta, no sólo aumentar la calidad y cantidad de juzgadores, y presupuesto económico correspondiente, sino, sobre todo, actualizar/modificar las currículas de formación universitaria para profesionales del derecho. Hace falta que boliviano/as transiten de víctimas o espectadores (del asunto judicial) a defensores/actores de derechos en el sistema judicial. Hace falta incursionar en la cultura de la conciliación, antes que el litigio judicial.

En este contexto, todo proceso de democratización judicial, por más incipiente que fuese, es siempre benigno para los pueblos. La pregunta es: ¿quiénes y por qué será que se oponen o convocan a voto nulo en las elecciones judiciales en Bolivia? ¿No será que temen perder el último “gancho” del cual pende su impunidad y privilegios legalmente permitidos?

Audiovisuales de la Movilización del miércoles 29/11 al Congreso del Movimiento Obrero Organizado

Movilización contra el ajuste convocada por la Corriente Federal de los Trabajadores de la CGT (CFT-CGT), la Secretaría Gremial de la CGT, numerosas regionales de la CGT, ambas Centrales de Trabajadores de la Argentina (CTA), Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), entre otras organizaciones sindicales, sociales, políticas y estudiantiles, sectores pymes, movimientos cooperativistas, organizaciones de jubilados y organismos de Derechos Humanos.

Click en la imagen para ver en gran tamaño

Discursos

Hugo Yasky. CTA de los Trabajadores 0:18

Pablo Micheli, CTA Autónoma 9:20

Pablo Moyano, Secretaría Gremial de la CGT 17:04

Sergio Palazzo, Corriente Federal de los Trabajadores de la CGT 22:00

Fotos compartidas por Sergio Palazzo en Facebook

Compartimos, además, el Programa de la Corriente Federal de los Trabajadores de la CGT.


CFT – CGT – CTA / Se avecinan grandes batallas – Por La Señal Medios

Cientos de miles de trabajadores y trabajadoras se movilizaron hasta el Congreso de la Nación en rechazo de la reforma laboral y de la reforma previsional que se trató ayer en la Cámara Alta. La convocatoria surgida desde la Corriente Federal de Trabajadores, junto a la Secretaría Gremial de la CGT con la iniciativa de Pablo Moyano, la CTA de los Trabajadores, la CTA Autónoma y organizaciones sociales, reunió desde temprano a las enormes columnas que salieron a la calle a defender sus derechos.

El acto central comenzó poco después de las 14 horas con la conducción de Gabriel Fernández, director periodístico de Radio Gráfica así como de La Señal Medios y Sindical Federal y contó con la palabra de los principales referentes, que lanzaron durísimas críticas al modelo económico que el macrismo implementa desde el 2015. En el palco se pudo observar a referentes de las centrales sindicales y numerosos gremios que se manifestaron en disonancia con el acuerdo al que la conducción de la CGT llegó con el Ministro Jorge Triaca.

La decisión de situar la orientación de la gigantesca actividad en la comunicación nacional y popular resultó una apuesta fuerte y con proyección del movimiento obrero argentino. Lejos ya de apostar a la introducción de una nota en un medio concentrado que luego destina el resto de su edición a lanzar anatemas sobre los trabajadores organizados, el sindicalismo argentino más genuino ha optado por respaldar construcciones periodísticas colectivas de gran calidad, importante y progresiva llegada y lineamiento editorial confluyente con sus intereses. De allí la trascendencia de la determinación, que cabe valorar en su justa medida.

Durante más de una hora Gabriel (Fernández) dialogó con los presentes informando sobre las características de la convocatoria. Entre otros aspectos realzó la trayectoria del movimiento obrero argentino y precisó que la batalla contra el plan económico y las reformas laboral, previsional y tributaria, configura una acción en defensa propia pero también en beneficio del conjunto de la población. Esto es así, indicó, porque implica la defensa del trabajo argentino, del poder de compra que pone en marcha el comercio y la industria.

Sergio Palazzo, quien estuvo a cargo del cierre, indicó “Hoy comenzamos a construir un frontón de resistencia a las políticas de ajuste a este gobierno. Si pensaban que los trabajadores quedaríamos callados ante una reforma tributaria, previsional, están confundido. Hay trescientos mil trabajadores en esta plaza y miles en toda la patria en contra de esta reforma“. Por otra parte, el referente de la Asociación Bancaria golpeó a Mauricio Macri señalando: “Basta de ajuste y miseria. Basta de atacar a los trabajadores. Le decimos no al ajuste. Porque no es un programa de reforma permanente sino un ajuste sin fin. Queremos ser claros para el partido gobernante que decía que los argentinos no íbamos a perder nada. Este gobierno dijo que los trabajadores ya no pagaríamos ganancias, y cada vez somos mas quienes pagamos ganancias y nos sacan de ganancia. Este gobierno dijo que venia cerrar la brecha. Mentira porque estiro la peor brecha: entre los que pueden comer y los que no pueden comer. Vetó la ley antidespidos. Un gobierno que dijo que venia a Pobreza Cero, que tiene a un camino diametralmente ya que nos llevan a un camino de oprobio”

El secretario gremial de la CGT, Pablo Moyano, hizo uso de la palabra y señaló la diferencia de posturas que hubo con el triunvirato. “Esta unidad realizada con muchos dirigentes de diferentes sectores continuará siempre y cuando este gobierno quiera quitarle derecho a los trabajadores”. Asimismo, el camionero mencionó el apoyo de la iglesia: “Quiero mencionar el apoyo de la iglesia a través de Monseñor Oscar Ojea y el titular de la Pastoral Social Jorge Lugones, quienes plantearon que esta reforma laboral quitará dignidad a los trabajadores. Por eso le pido a los senadores que tengan en cuenta estas palabras cuando levanten la mano”. 

La jornada fue signada por el calor que sofocó a los trabajadores que se mantuvieron firmes durante el acto. Columnas de todo el país llegaron hasta Entre Ríos y Rivadavia para hacer conocer su postura a los legisladores que se verán en la responsabilidad de detener estos proyectos en el Congreso.

Por la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky expresó su repudio a las intenciones del macrismo de quitarle derechos a los laburantes Este es el mandato que le dio a Macri el grupo empresario poderosos. Acá están los pequeños empresarios, los de las Pymes. Esos están con nosotros. Los grandes empresarios, los cagadores seriales que se llevan la plata a los paraísos fiscales, los que viven de la teta del estado, esos quieren reforma laboral. El FMI quiere reforma laboral. Todos nosotros vinimos a una marcha para pedir basta de despidos. Esa marcha fue tan grande como esta. Hay que defender las conquistas de Perón y Evita porque nos la quieren sacar, y eso que se olviden: nunca habrá reforma laboral mientras haya un trabajador con conciencia de clase”Marcó la necesidad de avanzar en medidas de fuerza que encarnen estos reclamos El orgullo de tener en una misma plaza a maestros, estatales, bancarios, movimientos sociales y camioneros; demostrando que estamos unidos. Todos tenemos una misma convicción: no queremos entregar las conquistas del movimiento obrero. No queremos entregar a los jubilados. No nos queremos arrodillados de ricos para ricos. Somos orgullosamente clase trabajadora y vamos a pelear que quieran atacar nuestros derechos”.

Pablo Micheli, al frente de la CTA Autónoma, fue el segundo de los oradores y lanzó Esta unidad en acción muestra un nuevo momento sindical. Pero hay compañeros que no la están comprendiendo. Hay que ayudar a que entiendan que nadie se salva solo porque nos destrozan el país y el futuro de nuestros hijos. Estamos hablando de nuestros hijos y estos tipos van por todo. Lo han demostrado: no quieren disenso y opiniones distintas. No quieren movilización y lucha. Quieren imponer a sangre y fuego su criterio. Agregó además que “La unidad no suma, multiplica. Hace que nuestros compañeros sientan que hay esperanza”

El debate de la reforma previsional se extenderá durante toda la jornada. La reforma laboral será tratada luego del 10 de Diciembre, cuando se haya completado el recambio legislativo. El movimiento obrero se ha expresado, el rechazo a este proyecto se mostró masivamente en la calle y deberá hacerse sonar dentro del recinto.

Con posterioridad al acto la CFT emitió un comunicado en el cual se indica que “Hemos dicho basta, el ajuste no va más”. Allí se expresan los motivos que llevan a la entidad a plantear esta posición; también se precisa que ha quedado clara la “capacidad de resistir” y se repudia un programa oficial que no es otra cosa que un “ajuste sin fin”. Nuevas batallas, se avecinan.

CA/LFE/GF/RG – La Señal Medios

Conmovida por el mensaje de abandono del rescate de la tripulación del Ara San Juan. El pedido desesperado de los familiares y amigos solicitando por favor ante los medios que no los dejen de buscar. La sensación de estafa con el montaje de un operativo monumental, con equipo de avanzada internacional que retorna a los 3 días de zarpar. No sé, quizás uno opina de bruto, con el mismo sentido común que alerta cuando te están cagando.

A esta altura, cuando se ve cómo se entreveran las cosas, la verdad parece que se pianta para nunca más volver…
Macri, mientras tanto casualmente, mandaba mensajes de alegría por las redes sociales por la “presidencia” del G20. La topadora de Cambiemos nos regaló una semana a pura represión y de yapa media sanción a la reforma previsional, un pasito más hacia el ajuste brutal a los jubilados.

Una buena: el pueblo trabajador se encontró de vuelta en las calles. Aunque se desbordó la plaza y los alrededores, faltaron unos cuantos, a los que seguiremos esperando en el deseo profundo y sincero de Unidad.

Entre tantas malas, pensé en ofrendar algo al ARA San Juan y su destino trágico. En cuánto nos cuesta pensar como sociedad la necesidad de Fuerzas Armadas que verdaderamente defiendan la Patria y no un antimilitarismo vacío, propio del pensamiento colonial.

Y también pensé que la valentía y la vocación se premian con orgullo y no con lástima.
y salió esto:

No me busquen
No me encuentren
Aquí me quedo.

En las entrañas profundas de la Patria
En el azul saqueado
Más allá de las mareas bravas
En el abismo remoto
de las aguas profanadas

Mi silenciosa custodia
Aquí se queda
Muda de palabras
Desde aquí los vemos amordazar nuestras hermanas secuestradas
Esperando emerger en la justicia
de la definitiva recuperación.

No me busquen.
No me encuentren.
Aquí me quedo.

Llegarán los días de los abrazos
y les contaremos la historia
de la Nación encadenada
con poquito la defendíamos
de la lacra agazapada

Adentro mío
todas las tonadas
Todas las formas de la Patria
Arcilla Noble
por las aguas modelada

y los patanes que nos venden
¿Qué entienden de amor a la tierra,
de un alma soberana?

Desde lo mas hondo
brotará el estandarte
del país liberado
Zarparemos de regreso cuando la brújula del pueblo
señale el fin de las horas de la infamia

Mientras tanto
No me busquen
No me encuentren
Aquí me quedo.

Por Dionela Guidi

En su nota “La llamada izquierda lacaniana y la frivolidad” publicada en julio de este año en la publicación Imago Agenda de la editorial Letra Viva, el psicoanalista Juan Ritvo discute la tan mentada “razón populista” y dice:

“El populismo [pero el lector puede leer peronismo] protege el mercado interno y así favorece a las clases subalternas, pero es incapaz de resolver el problema de la inversión. El liberalismo le objeta esto, pero cuando llega al gobierno termina hundiendo el consumo y la inversión. ¿Cómo fomentar la inversión si el capital externo busca ganancia a corto plazo y el interno adopta la misma política? La respuesta es obvia: El estado debería cargar con esta tarea. Pero para hacerlo tendría que enfrentar un doble y tenaz obstáculo: debería sacrificar el consumo y apropiarse, mediante una reforma fiscal, de buena parte del ahorro de la clase dominante. Esto es algo que podría hacerse en una dictadura asiática, no en países como el nuestro…”

Los puntos suspensivos al final de la cita de Ritvo no los puse yo, los puso él. Yo le pongo palabra a esos puntos suspensivos. Ritvo (o quizás yo) podría haber terminado con un signo de interrogación: ¿podría hacerse algo así en un país como el nuestro? Vale la pena empezar diciendo que gran parte de esa histórica dicotomía entre liberalismo y populismo viene manifestando la búsqueda de una síntesis al interior de Cambiemos desde el primer día de gobierno de Macri, pero las palabras de Ritvo parecen ser premonitorias en tiempos (hoy, 4 meses después de su publicación) de reforma fiscal, previsional y laboral.

Vamos a los términos en los que se expresa el psicoanalista: populismo (peronismo), liberalismo, sostener el consumo, atraer la inversión, capital externo, ganancia a corto plazo, carga al Estado, dictadura. Todos ellos elementos del Frankestein político que hoy rige en el ámbito público y en el privado. Sin pretender entrar a la discusión (tan dolorosa) sobre si Macri es peronista, lo innegable es que vía endeudamiento externo y obra pública, el macrismo hace malabares para sostener el consumo y la guita circulante en la calle mientras genera las condiciones ideales para que los capitales golondrinas inviertan y se la lleven en pala sin pagar salarios dignos ni impuestos. ¿Es Macri un seguidor del modelo de desarrollo del Partido Comunista Chino? No en vano Ritvo lo compara con una dictadura asiática y su expresión es contundente: eso es algo que no podría hacerse en países como el nuestro. Y es que el Frankestein no es, como muchos kirchneristas sostienen, una simple expresión argentina de la ola new wave coach, big data, focus group del neoliberalismo del siglo XXI. Cambiemos es mucho más que Durán Barba, es mucho más que marketing; si decimos que la política es el arte de hacer posible lo imposible, Cambiemos haciendo algo “solo posible en una dictadura asiática” es política pura. Cosa contradictoria decir que una dictadura es política pura por lo que entra en juego la pregunta ¿es el Frankestein que rige la Argentina hoy una dictadura? Responde Cristina Fernández de Kirchner:

“Ya les dije que no eso (cuando militantes cantaban –Macri basura, vos sos la dictadura-). Ya les dije que no eso porque después los critican, y les dicen… no, mirá: este es un régimen. El régimen macrista, por así decirlo. Vamos a decirle el régimen macrista. En el régimen macrista, las normas no son las de la Constitución, no son las del derecho laboral, no son las del Estado de Derecho. Es eso, un régimen. El régimen macrista”.

Como bien dice el amigo Manuel Saralegui, la definición de Cristina entraña potentes consecuencias y es que la palabra régimen remite a lo más profundo de la historia. John William Cooke cuando le llamaba régimen a los gobiernos de la proscripción lo decía entendiendo el término como una matriz sistémica, estructural y paradigmática. Y el Frankestein de hoy, este sujeto y esta sustancia que hoy rigen, no está lejos de eso. En lo que sigue no concuerdo con Saralegui, pues el problema de esta definición es que les está dando impactantes resultados, que su matriz tan particular, su sistema de conceptos, su estructura política y su paradigma axiológico hegemonizan, crean y representan valoraciones populares y hunden en el pozo de los subversivos o inadaptados a todos aquellos referentes de la resistencia, a cualquier expresión disuasiva y, prácticamente, a cualquier otredad.

 

Por Federico Niemetz

“La defensa nacional es así un argumento más que debe incitarnos para asegurar la felicidad de nuestro Pueblo” Juan Domingo Perón

Lo acontecido con el submarino ARA San Juan, más allá de lo que efectivamente haya pasado en tanto existen varias hipótesis, no es el objeto de estas líneas pues estamos lejos de poder establecer alguna idea en torno a las mismas en un tema tan delicado, sino que nuestra intención aquí es reflexionar brevemente, a partir de lo que los hechos conocidos hasta el momento dejan en evidencia y a algunos discursos que circularon en los últimos días en torno a las Fuerzas Armadas, sobre la función de las mismas en los países semi-coloniales como la Argentina.

En relación a lo que el ARA San Juan deja en evidencia es la política llevada a cabo por los diferentes gobiernos en torno a las Fuerzas Armadas, al menos desde 1983 hasta la actualidad. Más específicamente, desde la posguerra de Malvinas, y ligada estrechamente con el proceso de desmalvinización, hasta nuestros días la política de los gobiernos, más allá de su matríz ideológica, prácticamente fue similar en relación a la función de las Fuerzas Armadas en nuestro país. Una política de relegamiento y de poca atención a la importancia de las mismas, que se revela más grave aún en un país como la Argentina, con enormes recursos ya sea naturales o económicos, y con un territorio, en su mayor parte, con escasa densidad de población y una parte del mismo ocupada por una potencia imperialista. Las Fuerzas Armadas fueron dejadas de lado en torno a la defensa y el desarrollo nacional.

En referencia a los discursos que circularon aparecen fuertemente penetrados por una matríz, a saber: el anti-militarismo abstracto. Es decir, un pensamiento que considera que todo lo que proviene de las Fuerzas Armadas es negativo, que las mismas solo tienen la función de ser garantes y custodios del orden oligárquico. En fin, solo son el brazo armado de la oligarquía. José Enrique Miguens argumenta al respecto que este anti-militarismo abstracto considera que “los militares pueden ser únicamente lo que se califica como guardia pretoriana de la oligarquía, cuya actividad se limita a sofocar los movimientos populares”.

Sobre estas dos cuestiones pretendemos reflexionar, y desde ya, dejar de lado. En torno al anti-militarismo abstracto, tan presente en los sectores de la izquierda tradicional y del progresismo, acá desde una matríz nacional consideramos que las Fuerzas Armadas son una institución, y como toda institución está compuesta por hombres y mujeres, y por lo tanto puede cumplir diferentes roles, es decir, sintéticamente: pueden servir para anudar la dependencia o bien para romperla. Lo mismo que entre los civiles: hay sectores revolucionarios y contra-revolucionarios. Las Fuerzas Armadas están sujetas a tensiones, son un fenómeno vivo, contradictorio y vinculado a las luchas que se dan en nuestro país. A lo largo de la historia podemos comprobar estas diferentes vertientes que se dan desde los cimientos de la patria.

Basta recordar los orígenes de nuestro ejército cuando la invasión inglesa al Río de la Plata de 1806-1807. Este hecho fundacional le da un origen anti-colonialista y fuertemente popular. El hecho fundacional heroico que muchos sectores presos del amor por Europa y Gran Bretaña pretenden olvidar, y alguno llegan a expresar ¡lo mal que estuvo el pueblo criollo en rechazar la “civilización británica”! Es un Ejército popular que se improvisa ante la urgencia de combatir al enemigo, anota Miguel A. Scenna “eran militares improvisados, ciudadanos arrancados a sus actividades ordinarias por la emergencia derivada de la invasión”. No es un hecho meramente de nuestro país, sino que Gianfranco Valori sostiene que “las fuerzas armadas en América Latina son todas de origen popular”. Ramos sintetiza el proceso: “el pueblo criollo en armas se improvisa en Ejército para combatir la invasión británica. Así nace el Ejército argentino; y la palabra “argentino” se creará por esa misma razón (…) La milicia se hará Ejército y el nativo se hará argentino al nacer ambos para la historia en lucha con Inglaterra”.

A lo largo de nuestra historia se enfrentan entonces dos vertientes de las Fuerzas Armadas, que arquetípicamente se pueden establecer en figuras: como “el ejército de San Martín y el ejército de Rondeau, el de Mitre y el de Roca, la milicia facciosa y el Ejército del pueblo al servicio de la nación” (Ramos), podríamos sumar muchos casos como el de Mosconi, Savio, Vicat o el de Agustín P. Justo, o bien el de Perón, Valle, Juan Ignacio San Martín o Aramburu y Videla, por poner algunos ejemplos. En estas vertientes se observa el desprecio por el territorio (“el mal que aqueja a la Argentina es su extensión”) o una política de soberanía sobre el mismo. Una política ligada a la patria chica, reducida a la Pampa Húmeda y a unas pocas familias, enfrentada a una vinculada a la Patria Grande y los sectores populares. Un ejército para la emancipación nacional con la integración del pueblo y defensor de la soberanía nacional, o uno elitista, pro-oligárquico, asesino de su pueblo y/o genocida aliado a las potencias imperialistas.

El anti-militarismo abstracto que deriva en general de la importación acrítica de ideas de lugares lejanos y distantes de nuestra realidad, y de un profundo desconocimiento de la misma. Hay un error grosero que es la identificación del nacionalismo de los países dependientes con el de los imperialistas, y que lleva a confundir al mismo tiempo los ejércitos de los diferentes tipos de país.

Al mismo tiempo, si observamos la historia de nuestro país, observamos que también por sus características como país semi-colonial con la ausencia de una burguesía nacional fuerte, fueron principalmente las fuerzas armadas las que plantearon tempranamente el problema del desarrollo y las mismas las que lo llevaron a cabo más profundamente. Es que la lucha nacional es al mismo tiempo la lucha por el desarrollo, pues como decía Hernández Arregui: “o somos nación o factoría”, y en esta lucha las Fuerzas Armadas se revelaron como uno de los factores más dinámicos.

Ahora bien, con la derrota del proyecto industrialista, argumenta Jorge Abelardo Ramos, las mismas depuraron sus filas “para ceder el paso a otros oficiales que interpretaban los viejos intereses agrario-comerciales”. Sin embargo, a pesar de esto, la línea nacional siguió perdurando. Asimismo, en naciones con una cuestión nacional inconclusa como el nuestro, afirma Salvador Lozada “en que la formación de una conciencia nacional es tarea parcialmente incumplida y reclamada con urgente ansiedad, el papel de las fuerzas armadas tiende a destacarse marcadamente”.

Las Fuerzas Armadas para cumplir este papel que indicamos deben estar subordinadas (y al mismo tiempo ser parte), a una política nacional. Definir el proyecto de nación es fundamental para definir el papel de las mismas. Por eso Arturo Jauretche afirma que “sin Política Nacional no hay ejército nacional y recíprocamente”. Es que las Fuerzas Armadas en un país en condición dependiente, no puede permanecer al margen del debate de las grandes problemáticas nacionales. Y es más, como considera Juan Enrique Guglialmelli, las Fuerzas Armadas como “factores activos y dinámicos de la seguridad nacional tienen como tarea fundamental una misión pacífica aunque esencialmente combativa: constituir el escudo protector y, en muchos casos, la vanguardia de la lucha de todo el pueblo por asentar la soberanía y la autodeterminación nacional a través del desarrollo acelerado de la economía y de las formas superior de la convivencia social”. Nos preguntamos ¿Qué defensa nacional podemos tener sin unas Fuerzas Armadas fuertes y poderosas? La reconstrucción de las mismas requiere retomar una política nacional que apunte a un proyecto industrial, donde tengan un rol central.

Es evidente que las potencias imperialistas quieren países sumisos sin posibilidad de defensa. A los detractores y/o descreídos de un ejército nacional comprometido con la defensa de la soberanía, los invitamos a recorrer nuestra historia y observar lo que venimos sosteniendo, desde las invasiones británicas al Plata y el proceso de emancipación, hasta las revoluciones nacionales que estallaron a lo largo y ancho de Nuestra América. Sino también pueden observar el presente, y por ejemplo las Fuerzas Armadas conformadas por el Comandante Chávez hoy pilar y sostén de la Revolución Bolivariana, ¿alguien puede pensar que esa revolución seguiría sin el apoyo de las Fuerzas Armadas (y el apoyo popular)?, o el ejército boliviano de Evo Morales que retoma la mejor senda de aquellos patriotas que volvieron de la cruenta guerra del Chaco impulsada por el apetito imperialista de las petroleras yanqui y británica, con la derrota, las muertes, pero al mismo tiempo con el cimiento de la conciencia nacional y llevaron a cabo una Revolución Nacional, o si se quiere otro ejemplo también actual, pero más lejano, podríamos tomar la heroica resistencia del ejército sirio al avasallamiento imperialista. Quizás algunos piensen que el mundo es un “club de amigos”, pero evidentemente no, hay intereses contrapuestos y la historia está escrita con sangre, mayormente la sangre de los puebles. Así, si se quiere mantener una paz duradera y la soberanía nacional es necesario el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas.

A partir de los expuesto brevemente, consideramos que urge la apertura del debate acerca de la función de las fuerzas armadas, pues no hay proyecto de nación posible, en un país semi-colonial, sin la integración de las mismas a una política nacional, más aún en un mundo en que las potencias imperialistas a partir del enorme poder que tienen, y mediante la penetración de las empresas transnacionales avasallan la soberanía de los pueblos sin más interés que el de reproducir su propia ganancia. Que la situación, que muchos nacionales vienen denunciando desde hace tiempo, y que quedó cristalizada por la lamentable situación con el ARA San Juan sea la oportunidad para abrir ese debate, que los cuarenta y cuatro compatriotas que tienen como misión la defensa de nuestra soberanía y los recursos sean de guía. En un mundo, que trascurre, como dice Francisco, en una guerra mundial por etapas, y donde la mayor parte de los pueblos tienen como destino “el basural” y la muerte, llegando al primer cuarto del siglo XXI en nuestro caso en particular con un gobierno totalmente sumiso al interés extranjero, es necesario el fortalecimiento de la conciencia nacional y la discusión de las problemáticas centrales donde las fuerzas armadas tienen un lugar central o sino corremos el peligro de perecer como nación. Esperamos pues que como afirma Alberto Belloni “los ejércitos juegan un papel esencial en los países coloniales, y sufren también la presión imperialista, pero en momentos decisivos, toman conciencia del sometimiento nacional y se lanzan a la lucha”.

*Sociólogo, UBA.

El pasado viernes en Federación Gráfica Bonaerense se resolvió “por unanimidad marchar el próximo miércoles 29 de noviembre a las 15:00 hs al Congreso de la Nación, para expresar el rechazo a los proyectos de ley que representan un feroz ajuste sobre los trabajadores, jubilados, pensionados y beneficiarios de programas sociales, sectores pymes y economías regionales.

Esta marcha, además de expresar “rechazos” a estas medidas, representa el reclamo a los legisladores de todos los bloques de ambas cámaras para que no convaliden con su voto este despojo a los sectores populares

Llamamos al conjunto del pueblo argentino a participar activamente de esta manifestación en defensa propia.

En este encuentro se aprobó también hacer público nuestro apoyo a los familiares de los tripulantes del ARA San Juan y nuestra solidaridad y acompañamiento a la familia de Santiago Maldonado – Respeto, Verdad y Justicia.” (1)

Los compañeros de La Baldrich junto a compañeros de distintas organizaciones y distritos, concentramos a las 14:00 hs en Av. de Mayo y Salta. Los invitamos a marchar con nosotros contra el paquete de ajuste que se aplica en todos los ámbitos de la vida nacional (laboral, previsional, tributario, educativo, sanitario, etc.), es decir, contra el plan de saqueo que ejecuta el gobierno de ocupación.

Convocan y movilizan: la Corriente Federal de los Trabajadores de la CGT (CFT-CGT), la Secretaría Gremial de la CGT, numerosas regionales de la CGT, ambas Centrales de Trabajadores de la Argentina (CTA), Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), entre otras organizaciones sindicales, sociales, políticas y estudiantiles, sectores pymes, movimientos cooperativistas, organizaciones de jubilados y organismos de Derechos Humanos.

Compartimos, además, el Programa de la Corriente Federal de los Trabajadores de la CGT.

(1) COMUNICADO de la CFT

Desde La Baldrich compartimos las invitaciones de los compañeros de UPCN-Cancillería y del Instituto Malvinas, Patagonia e Islas del Atlántico Sur, en el marco de la semana de la soberanía.

Jueves 23/11 a las 15hs en Esmeralda 1212 1° subsuelo, CABA:

La Delegación General UPCN-Cancillería invita a la Comunidad de Trabajo de nuestro Ministerio a la Charla “MALVINAS: LA POSTGUERRA COMO CAMPO DE BATALLA”, en la que disertará el Compañero César Trejo, Combatiente de Malvinas y Delegado de nuestra Organización.

La exposición inaugurará el Ciclo de Charlas Debates organizado por nuestra Delegación para generar el encuentro, debate, intercambio de ideas y formación entre l@s trabajador@s, y se realizará el próximo jueves 23 de noviembre desde las 15 hs. en nuestra oficina gremial del 1° subsuelo de Esmeralda 1212.


Delegación General UPCN-Cancillería
“Comprometidos con la Familia Estatal”
Viernes 24/11 a las 19hs en el Centro Cultural El Gran Lío, Viamonte 1550, CABA:
Charla debate con el Compañero Jorge Rulli organizado por el Instituto de Investigaciones Históricas Malvinas, Patagonia e Islas del Atlántico Sur en el cicloVoces para la Soberanía”
El notabilísimo pensador entrerriano Fermín Chávez supo percibir en la batalla de la “Vuelta de Obligado” un verdadero jalón de nuestra autoafirmación nacional.

Para quienes no la recuerdan, dicha conflagración constituyó una de las más importantes de la epopeya independentista argentina, y tuvo lugar el 20 de noviembre de 1845 en un recodo del río Paraná a escasos 20 kilómetros de la localidad de San Pedro, provincia de Buenos Aires.

Potagonizaron la contienda por un lado las tropas de la Confederación Argentina liderada en aquél entonces por Don Juan Manuel de Rosas, y por el otro, las compuestas por la “entente cordiale”, una alianza entre Inglaterra y Francia, dos de las potencias mas aventajadas de la época.

El enfrentamiento se prolongó por un lapso aproximado de 9 horas, logrando las tropas enemigas perforar las líneas de grandes cadenas que atravesaban el río.

Muchos historiadores coinciden que las huestes al mando de Lucio N. Mansilla profesaron una perspicacia y un heroísmo dignos de subrayar, y que la estrategia militar adoptada por el restaurador fue brillante.

Los daños producidos a la “entente” en Obligado, y posteriormente en Tonelero, San Lorenzo y Punta Quebracho, obligaron a los enemigos a desistir de una “intervención en el Río de la Plata” que si bien estuvo orientada (aunque encubiertamente) a garantizar sus propios intereses comerciales, escondía alguna intención inducida “desde adentro” para independizar la Mesopotamia.

José de San Martín desde el exilio comprendió como pocos la importancia estratégica de este acontecimiento manifestando en alguna oportunidad: “Ya sabía la acción de Obligado; ¡que iniquidad! De todos modos los interventores habrán visto por este échantillon que los argentinos no son empanadas que se comen sin más trabajo que abrir la boca”. El libertador a su muerte en reconocimiento a éstas y otras acciones, legará por disposición testamentaria a Rosas el sable con el que luchó por la independencia.

La autoafirmación es un mecanismo psicológico mediante el cual reforzamos las propias ideas, poderes, fortalezas y habilidades. En su faz colectiva, constituye un dispositivo de cohesión social mediante el cual nos reconocemos positivamente como parte de un todo entrelazado por la solidaridad. La autoafirmación es, en definitiva, un dispositivo de autovaloración.

Obligado en particular pero en especial el rechazo a un bloqueo impuesto por dos potencias coloniales, constituye un evento que habla nítidamente de una de una capacidad colectiva subyacente, y comprendiendo su magnitud, oportunamente se decretó al 20 de noviembre como feriado nacional.

Anhelamos que esta festividad constituya un espacio para la reflexión sobre ciertas potencialidades que efectivamente poseemos, pero que por alguna razón extraña, solemos ejercitar una vez cada tanto.

 

Francisco Pestanha. Docente de la UNLa. Ensayista. Pensador Nacional

Para empezar, no serán los ciudadanos empoderados los que salvarán al pueblo. Seremos los trabajadores y las organizaciones de trabajadores.

A fines de la dictadura fueron Ubaldini y su CGT los que se pusieron los lompa, en los 90 fueron la CTA y el MTA, en el 2001/2002 las organizaciones de trabajadores desocupados y precarizados y los movimientos sociales (los mal llamados piqueteros) y hoy nuevamente seremos los laburantes y nuestras organizaciones.

Mal que les pese, la CGT unificada es hoy la única herramienta de lucha del pueblo. Podemos discutir a su conducción, al triunvirato, dar una puja interna como la dan los Moyano, Palazzo y hasta el MASA, pero desconocer a la Confederación y llamar a desafiliaciones masivas como hacen muchos progresistas desconcertados es el error más grotesco que podemos cometer. “Tomemos” mil atriles, pero siempre ahí, dentro de la marcha de los trabajadores.

Dicho esto, vale la pena decir que el siempre seductor llamado a la “unidad” del campo popular que emana de los más variopintos sectores parece ser perorata charlatana. Cristina nos habla de reunir 4 o 5 puntos programáticos en común y caminar juntos, incluso aceptando correrse de futuras candidaturas; pero quienes la rodean se esfuerzan por chocar la calesita de la unidad. Y es que al progresismo ilustrado de sillón y café le sirve mostrarse como la única oposición y tachar a la CGT de transa, acuerdista y pajera, pero la realidad supera la ficción.

Cuando Cristina dice que con Moyano lo une la esperanza no habla de dos sujetos determinados, habla de dos sectores del campo popular, e incluso de los subsectores circundantes. Cuando Cristina dice “nos une la esperanza” habla de un camino juntos de la CGT y el peronismo bonaerense. Ese caminar se está dando, le pese a quien le pese, pero evidentemente muchos se esfuerzan por cerrar las compuertas de la unidad.

La noticia de la semana es el “acuerdo” entre la CGT y el gobierno por la reforma laboral. Al macrismo le sirve decir que acordó con la CGT y al kirchnerismo progre sectario también; pero nada de eso pasó. Tras semanas de lucha, negociación y disputa, lo que aconteció fue una reunión entre el Ministerio de Trabajo y la Confederación en la que se aceptó enviar al Congreso (no apoyar, solo enviar al Congreso) un proyecto de ley. ¿Qué proyecto de ley? ¿El que anunció Macri en su jornada de exposición de reformas integrales? Ni en lo más mínimo. La lucha de los compañeros de la CGT, silenciosa pero férrea, logró que se elimine del proyecto la tercerización de servicios de transporte, limpieza y seguridad en las empresas, se eliminó la categoría de “trabajador independiente”, se eliminó la reforma de la filosofía de pares iguales que buscaba Macri manteniendo el espíritu tutelar del derecho laboral, se eliminó la idea de excluir las horas extras en los cálculos indemnizatorios, se dio de baja la idea de crear un banco de horas para limitar el pago de horas extra, se eliminó el fondo de cese para que los trabajadores paguen sus propios despidos, se eliminó la baja de las contribuciones patronales y se agregó la ampliación de las licencias por paternidad y otras licencias.

¿Con esto basta? Eso lo tendrán que decidir los diputados y senadores que tienen la responsabilidad de votar el proyecto. Si me preguntas a mí, no hacía falta ninguna reforma y la estrategia adecuada era la de Pablo Moyano y Catalano: rompamos todo pero que no se presente ningún proyecto. Pero ahora bien, ¿podemos decir que los triunviros transaron? Obvio que no, si se quitaron del proyecto los puntos más regresivos para los laburantes y se ha logrado mantener la filosofía protectoria de nuestro derecho laboral, columna vertebral en el espectro jurídico del modelo sindical nacional que nos legara Perón.

¿Entonces por qué tanto progre basureando a los compañeros?

Por último, vale la pena preguntarnos por qué en grandes sectores de la población no hubo gran impacto al recibir la noticia de la reforma laboral. ¿Será que la reforma que planteó Macri consistía en formalizar situaciones laborales que ya están masificadas en la informalidad? ¿Será que tengamos que autocriticarnos y plantearnos que ni siquiera el gobierno de Cristina alcanzó para que los laburantes estén ampliamente cubiertos por las leyes protectorias? ¿Será que sencillamente a casi nadie le pagan las horas extra, aunque lo diga la ley? ¿Será que muchos de los dirigentes que hoy se horrorizan con la reforma laboral no tenían ningún problema en darle contratos precarios en el Estado a sus empleaduchos cuando ellos eran funcionarios de altas oficinas con aire acondicionado y sueldos de 45 lucas?

 

Por Federico Niemetz