Roberto Alemann, pagar la deuda: siempre – Por Juan Francisco Natalizio

La prioridad del ministro de economía durante el conflicto del Atlántico Sur.

El 27 de marzo, con 97 años de edad murió Roberto Alemann, quien fue dos veces ministro de Economía de la Nación, representante en el país de la Unión de Bancos Suizos y director del Argentinisches Tageblatt, el periódico en lengua alemana que su familia fundó en 1874.

En 1982, en plena guerra contra el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, nuestro país tenía un arma más letal que cualquier bomba atómica, nuestro mayor instrumento destructivo era declarar la cesación de pago de la deuda externa.

Producido el desembarco militar argentino en las islas Malvinas, el tercer gobierno de la dictadura militar genocida, pensaba que no habría guerra y todo se resolvería en una mesa de negociación. Pero la respuesta británica fue movilizar la mayor flota militar desde la segunda guerra Mundial, además hacernos la guerra en todos sus frentes. Londres logró el bloqueo económico total contra Argentina.

El 29 de mayo, el corresponsal de Clarín en Londres François Lepot (seudónimo de Enrique Oliva, exiliado por militante peronista), publicará: “en altos medios gubernamentales ha comenzado a circular un informe secreto, preparado por un grupo de calificados universitarios, oficiando como abogado del diablo, a pedido de la primer ministro Margaret Thatcher. Han evaluado el conflicto de las Malvinas desde el punto de vista argentino y qué podrían hacer para intentar ganar la guerra.”

De ese informe secreto queremos rescatar el punto 3 que decía: “Si la Argentina, agredida militar y económicamente, se declara en cesación de pago, puede desequilibrarse el ya inestable sistema monetario occidental. Esto podría hacerlo en pleno derecho porque los acreedores no le dejan otra salida. Asimismo, la Argentina, sintiéndose agredida, podría incautarse de todos los intereses de los países sancionadores.”

Desde el gobierno se tomó la propuesta. Cuando Galtieri anunció al gabinete la intención de declarar la cesación de pago, el principal opositor a esto fue el entonces Ministro de Economía, Roberto Alemann. Para el ministro esta decisión traería consecuencias para el presente y futuro de nuestro país, era una gran irresponsabilidad. Alemann, más preocupado por seguir pagando al extranjero que nos hacía la guerra, mientras en Malvinas se combatía, amenazó con renunciar. El dictador Galtieri no sólo dio marcha atrás, sino que cruzó desde la Casa Rosada hasta el ministerio de economía e ingresó al despacho de Alemann donde finalizó todo con un abrazo. La deuda externa se seguiría pagando.

Días antes, Jorge Abelardo Ramos se lo había señalado a la Junta Militar: “para la banca europea que hoy nos bloquea, el Sr. Alemann es el inspector de nuestra deuda externa situado en el cargo justo. Los ingleses no podrían tener un aliado más eficiente en el corazón del gobierno argentino (…) Mientras solados argentinos mueren en las Malvinas, los banqueros ingleses en Buenos Aires son protegidos por la más alta autoridad económica.”

Roberto Alemann, nunca fue investigado por traición a la patria, como tampoco fue investigada la deuda externa contraída por la dictadura genocida. Alemann, sin importar la soberanía nacional, cumplió pagando la deuda. Una tradición que siguió durante años. No vale preguntar si es legal o si afecta los intereses de nuestra nación, lo importante es pagar. Será que en realidad son funcionarios de intereses extranjeros y nunca Ministros de Economía de la Nación.

Juan Francisco Natalizio. Periodista. Docente e investigador del Observatorio Malvinas de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa), asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico.

Fuente: Megáfon UNLa

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Necesitamos comprobar que el mensaje no es spam * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.